fbpx
  • Icono te recomienda

    La Feria Modernista de la Colonia Güell: una joya modernista en las afueras de Barcelona

«Hace más de 100 años, había una colonia industrial donde vivíamos, trabajábamos y nos divertíamos juntos» …

La Fiesta Modernista de la Colonia Güell, los dias 15-17 de Octubre 2021,  recrea las escenas cotidianas de hace cien años. Vestidos de época, cuidando todos los detalles y con unos guiones más que creíbles. Los actores que participan te harán viajar de nuevo a la colonia de principios del siglo XX. Si no has estado nunca, te permitirá imaginar a la perfección como fue durante su época más bonita!
¡Ven y revive la época dorada!
Este año volvemos a reencontrarnos con el Modernismo en la Colonia en un formato restringido como consecuencia de la situación pandémica aún no acabada.
No habrá teatralizaciones en la calle, pero habrá un escenario central en el que se representarán pequeños momentos de la vida cotidiana de la Colonia.
También disfrutaremos de las danzas a cargo del Esbart Rocasagna de Gelida, de Teatro, de visitas informativas a la fábrica, de exposiciones.

Tendremos el mercado de payés, mercado modernista y artesanos.

Consulta la web, importante porque habrá restricción de aforo.
Recuerda: del 15 al 17 de Octubre 2021.

¿Qué es la Colònia Güell?

A tan sólo media hora de Barcelona , escondida entre una carretera comarcal que conduce a la A2 y el Parque Agrario del Baix Llobregat, encorsetada entre Santa Coloma de Cervelló y Sant Boi de Llobregat, ciudad periférica conocida por ser el lugar de procedencia de los hermanos Gasol, se encuentra una perla: la Colònia Güell, fácilmente accesible si se viaja en Ferrocarrils de la Generalitat.

Esta antigua colonia textil continúa conservando la esencia fabril que caracterizaba la Catalunya de finales del siglo XIX y principios del XX. **Naturaleza y modernismo ** se juntan en este enclave para ofrecer un viaje a la historia único.

Un poco de historia

La colonia textil fue construida en 1890 por órdenes del empresario Eusebi Güell i Bacigalupi, con un doble objetivo: trasladar su negocio fuera de Barcelona para evitar los conflictos obreros que había en ese momento en la ciudad condal y ampliar las instalaciones para dotarlas de la mejor tecnología de la época.

El nuevo proyecto consistió en la creación de una colonia industrial con servicios sociales que mejoraran la calidad de vida de los trabajadores: viviendas unifamiliares, ateneo, teatro, escuela, comercios, jardines e iglesia. En la construcción de la colonia intervinieron arquitectos modernistas, los más vanguardistas de la época, y el resultado fueron edificios amplios, de formas simples y gran belleza.

El empresario no sólo contó con  Gaudí, sino con los mejores arquitectos de la época: Joan Rubió, Francesc Berenguer i Mestres y su hijo Francesc Berenguer i Bellvehí.

La gran mayoría de trabajadores se instalaron en el recinto, que poco a poco se convirtió en una pequeña ciudad, y sus habitantes, una gran familia que aún hoy día se conserva.

En su momento de esplendor, en 1916, la fábrica llegó a tener 1.200 trabajadores.

Consiguió que las familias creasen una dependencia hacia la propia colonia con la construcción de toda una logística de servicios que cubría todas las necesidades: enseñanza, cultura, sanidad y ocio. Algunos historiadores coinciden en que la manera cómo Eusebi Güell gestionó la colonia era paternalista y que se cuidó muy bien del tipo de trabajadores que acogía: gente procedente, mayoritariamente, del campo, sin tradición sindical ni revolucionaria.

Durante la Guerra Civil, la Colònia Güell fue colectivizada y los trabajadores se encargaron de su gestión. Tras pasar por diferentes propietarios, y a causa de la crisis del textil, la fábrica cerró en 1973. En el año 2000 se iniciaron las obras de rehabilitación de los diferentes edificios fabriles.

Modernidad arquitectónica e innovación

La Colònia Güell presenta un gran valor arquitectónico, no solo por los edificios que integran el conjunto, sino por el plan urbanístico, que huye del caos y se caracteriza por la racionalidad y el orden.
Las líneas geométricas, la simetría, la singularidad y la originalidad son las protagonistas en este pequeño enclave en medio de polígonos.
Torreones, ventanales y algunas auténticas joyas. Hay  en total 20 edificios singulares, desde la Casa del Metge, la Escuela, el Ateneu, el centro parroquial, la cooperativa, etc.
Destacan Ca L’Ordal, formada por tres casas adosadas y un magnífico jardín delantero. También hay un sótano (antiguamente usado para las cuadras) , una planta baja, un piso y una buhardilla. Destacan las esquinas redondeadas de la casa, su excelente ubicación y su belleza.
Otro de los edificios a destacar es el Ateneu Unió, que continúa abierto como bar (en el cual, por cierto, se hacen unos vermuts excelentes ) . Antes había un salón y una biblioteca, un billar, una sala de ensayo y un pequeño teatro. Actualmente aún se llevan a cabo actividades culturales.

«Una maqueta monumental de la Sagrada Família».

La Cripta Gaudí de la Colonia Güell es uno de los secretos mejor guardados del arquitecto. Es un ejemplo atípico de arquitectura construido con materiales de colores y tecturas similares al suelo y la vegetación. De hecho, se integra perfectamente con el bosquecillo que la rodea.

La iglesia de la Colonia Güell incluye también numerosos ejemplos del dominio de Gaudí de las artes aplicadas, tanto por lo que se refiere a los elementos del mobiliario-como los bancos ergonómicos- como a los puramente ornamentales-vidrieras.

La Cripta fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO en julio de 2005.

Eusebi Güell le dio total libertad a Gaudí, tanto en forma como en presupuesto. El arquitecto, sin pensárselo dos veces, decidió usar este pequeño proyecto como banco de pruebas para la que sería su gran obra: la Sagrada Familia.

Como la icónica Sagrada Familia, la iglesia que Gaudí había proyectado para la colonia quedó inacabada, y sólo se construyó la Cripta, empezada en 1908. Los motivos por los que se paró la construcción de la iglesia no han trascendido, pero se dice que Güell cortó el presupuesto. La cubierta y el campanario no fueron obras de Gaudí.

Sea como fuese, el monumento destila calidad arquitectónica, como todas las obras de Gaudí . La cerámica, el vidrio, los elementos en forja, las piedras y los ladrillos se combinan de manera magistral para crear una experiencia de texturas y colores nada envidiable a lo otros monumentos más grandes y ostentosos del arquitecto catalán. Un espacio, además, que, hasta hace unos años, se fundía en un paisaje natural de primer orden y que dialogaba con la obra de manera soberbia y extraordinaria.

Puedes visitar la Cólonia Güell y la Cripta. La  visita guiada merece la pena!

¿Quieres saber más sobre cómo regalar cultura?

ICONO organiza rutas y actividades a medida según tus necesidades.

Desde ICONO queremos que te diviertas junto a tu familia y amigos. Además de la amplia oferta de tours y actividades para grupos que tenemos, podemos diseñar la actividad perfecta para ti. Dinos qué los lugares quieres visitar, en qué fechas y con quién. Nosotros nos encargaremos del resto.

Si quieres que te ayudemos a organizar tu próxima experiencia cultural en Barcelona o en algún otro lugar de España, sólo tienes que rellenar el siguiente formulario y explicarnos tu idea. ¡En ICONO te ayudaremos a convertirla en realidad!

¿Qué actividad tienes en mente?

+ BLOG

×

¡Hola!

Si deseas conocer las ofertas de última hora, escríbenos por WhatsApp.

×